Como preparar el Té

Calentar el agua
Llenar la tetera con el número de tazas de agua que queramos obtener. Usar para medir las tazas de té, que son más pequeñas que las de café. Si el agua del grifo tiene mucho cloro o sabor mejor utilizar agua mineral. Pasar el agua a un hervidor eléctrico, dejar calentar hasta que empiece a hervir.
Calentar la tetera
Llenar la tetera con el agua hirviendo, tapar y dejar un minuto, para que la loza se caliente y así mantenga mejor el calor durante la infusión posterior. Vertir el agua de nuevo en el hervidor y dejar calentar de nuevo.
Añadir el té en hojas a la tetera
Añadir una cucharadita, de té, muy pequeñas, sin colmar, de hojas de té negro por cada taza, medido en el primer paso, más una cucharadita extra “para la tetera”, sea cual sea el número de tazas. Tapar y dejar reposar mientras el agua se calienta de nuevo, así las hojas se van abriendo y absorbiendo la humedad que hay en el interior de la tetera caliente.
Calentar el agua de nuevo
Volver a calentar el agua hasta que rompa hervor. Cuenta un minuto desde que rompe el hervor y vierte dentro de la tetera. Los puristas dicen que la temperatura ideal debe ser inferior a los 100º, en torno a 80-90º. Por eso nunca se debería hervir el té directamente en el agua, sólo infusionarlo.
La infusión
Una vez añadido el agua, rápidamente remover unos segundos con una cucharilla y tapar lo antes posible. Hay amas de casa que para mantener el calor tapan además la tetera con una funda de tela acolchada. Ahora, sin mover de su sitio, dejamos reposar durante al menos 5 minutos, para un té más suave, o 10 minutos si nos gusta más fuerte.